Facundo Cabral: creemos que nos merecemos más de lo que tenemos


Transcripción de una entrevista a Facundo Cabral por Verónica Castro en el programa "La Movida".

Facundo Cabral: ¿Qué quiere tu hijo? Que seas feliz. ¿Qué quiere tu amigo? Que seas feliz ¿Qué quiere esta comunidad? Que seas feliz. Un tipo feliz es útil a cualquier comunidad. Aunque no haga canciones, ni construya edificios, ni levante puentes, su sola felicidad.

Verónica Castro: Y qué tan difícil, no sé para mucha gente, piensan que es difícil ser feliz o que la felicidad existe por instantes o por momentos y que la felicidad plena y total no existe.
FC: La mayoría de la gente cree que se merece más de lo que tiene. Si yo acepto lo que Dios me da yo canto una pequeña canción de tono dominante y por ahí sur dominante y eso es lo que me fue dado por Dios, es el don que me dio; si yo estuviera pensando en lo que hace Michael Jackson yo ya renuncio, soy un perdedor; si yo pensara ahora en la gente que lleva a Luis Miguel yo ahora mismo cambio de oficio, soy un perdedor. 
Porque todos creemos que nos merecemos más de lo que tenemos, cuando uno goza lo que tiene, sea lo que fuere, entonces tiene algo más grande que la felicidad, tiene paz.
La felicidad depende de lo que me dé el otro. María que bella me ama como yo la amo soy feliz. Maradona hizo un gol otra vez con la mano brillante y yo soy feliz. No, la paz depende de mí. Si estoy en paz estoy constantemente en un estado de plenitud. La paz es una manera alada de la felicidad, y es eterno.[…] Y dormir a gusto, y dejar que Él: “dame lo que quieras”. Mi madre decía en sus oraciones, “lo que sea, lo que venga de tu mano Señor bienaventurado sea. Si es dolor, yo te lo agradezco porque sé que es un maestro”. “Te llevaste a hombre que yo amaba Señor, te agradezco que alguna vez yo conocí el amor no que te lo llevaste porque te pertenecía”. Y eso es ser agradecido, el agradecido termina siendo agraciado y la gracia es la paz.
Entonces si todo el tiempo estoy queriendo hacer algo más. Te quiero hacer una hora más que Vicente Fernández en tu programa, quiero vender un disco más que Juan Gabriel. La gente elige lo que le interesa. A Juan Gabriel lo elige más gente que a mí, maravilloso. Indudablemente porque tiene la posibilidad de llegar a más gente, tiene la convocatoria, sus canciones son más bellas para más gente, yo llevo menos gente, pero esa cantidad de gente con la que yo llego me permite que yo viva de lo que amo, que en este siglo, donde la gente se traiciona tanto, es un lujo.
Yo no estoy trabajando con el reloj. Me levanto cuatro y media de la mañana y a las cinco ya estoy sentado escribiendo porque es la hora en la que veo mejor con una lupa. Y duermo a lo sumo tres horas por día. Y hago una ciudad cada día y un país a cada rato, cada semana, cada diez días. Y estoy contento porque estoy ejecutando el don que me dio.
[Hablando sobre su creciente éxito y las ventas de sus discos en la actualidad]
VC: ¿Es cosa del destino, es cosa de Dios, es cosa de qué?
FC: A lo mejor es una tentación del diablo a ver qué hacía, a ver si quería comprar un Rolls Royz y quería vivir en una casa custodiada, yo quiero vivir con la gente. No quiero levantar un muro. O sea ¿hacés todo lo posible para que te conozcan y cuando te conoce muchísima gente, te escondés detrás de un muro? es maravilloso.
Además me gusta una mujer, no me gustan dos mujeres ni cuatrocientas que me sigan, una me gusta. En toda mi vida amé una vez, profundamente una vez y ya sé qué es el amor. Qué voy a hacer ahora buscando algo, que seguramente que se va a acercar. Porque esa es la mujer que Dios tenía prevista para mí. Si él tiene otra idea prevista para mí, sabe él, yo no puedo estar esperando que llegue, yo mientras tanto hago un amor maravilloso con mis canciones, y trato de gozar del amor de los demás. Y otra forma de amor que uno tiene, ese es el amor grande, está en el queso, en el vino, está en tu amistad está en la gente, está en el charro, está en un caballo, en un ganso, eso es maravilloso, mucho más grande. Y es para siempre. Y no me dice por qué llegue tarde, no me pregunta nada.

Instagram: @edicionesmadriguera